De todas las leyendas de origen céltico una de las más extendidas por diferentes rincones de Europa es la de la dama, ondina o diosa de la naturaleza, que habita en un lago. 

En el audio “Duffyd y la dama del lago” recogemos una leyenda de origen escocés, país donde son abundantes las leyendas referidas a lagos más allá de la archiconocida sobre el monstruo que habita en el lago Ness. 

De hecho, existe en Escocia asociado al lago Katrine la que quizás sea la leyenda más famosa relacionada con una dama y un lago. Walter Scott, poeta escocés, escribió sobre esta historia en “La señora del lago” y existe incluso una ópera de Rossini llamada “La donna del lago”. 

Cuenta dicha leyenda que esta hermosa mujer que gusta pasear por los alrededores del lago es en realidad Viviana o Nimue un hada que fue aprendiz de Merlín. 

Este espíritu inmortal aparece en muchas de las obras relacionadas con el Rey Arturo y cobra importancia en relación con la espada Excalibur y el propio Merlín tal como hemos señalado. 

Arthur and the strange mantle

Durante la Edad Media la leyenda de la Dama del lago tuvo gran relevancia en el ciclo artúrico y existen diferentes variantes e historias sobre el mismo personaje. 

Otra leyenda con la misma figura cuenta como en realidad Nimue está asociada a una fuente en Bretaña donde conoció a Merlín quien se enamoró de ella y además de amante la tomó como aprendiz. Al cabo del tiempo el poder de ella fue casi tan grande como el del mago, quien fue engañado por ella y encerrado en una cueva según algunas versiones. 

En otras tradiciones más recientes, este papel de “malvada” se traslada a Morgana

También hay diferentes historias de la Dama del lago relacionadas con Lancelot en las que se la menciona expresamente como hada y ejerce gran poder en la vida y destino de aquellos a quienes tiene cerca. Por tanto son numerosas las versiones que en el ciclo artúrico se constituyen sobre el mismo personaje dando testimonio de su gran importancia. Analizar el personaje de la Dama del lago en el ciclo artúrico requiere en realidad de una entrada mucho más extensa que ésta.  

Excalibur

Hay que tener en cuenta que las deidades asociadas al elemento agua eran muy extendidas y veneradas en el ámbito celta ya que representaban el elemento esencial de la vida. Los regalos y ofrendas como arrojar espadas a sus aguas eran comunes. 

La diosa celta del agua era Coventina, adorada en el sur de Francia, noroeste de la península ibérica y especialmente en el norte de Inglaterra donde en la muralla de Adriano se encuentra un templo en su honor. 

El culto a manantiales y arroyos era común en los pueblos indoeuropeos y durante muchos siglos, cientos de  manantiales, lagos y ríos fueron sagrados y venerados por toda Europa. 

Los antiguos celtas consideraban el agua de las fuentes, ríos y lagos como una puerta de paso al otro mundo, y tal y como hemos dicho anteriormente, era costumbre arrojar a las deidades protectoras de aquellos lugares espadas, monedas y otros objetos. 

A pesar de la llegada del cristianismo y con ello la cristianización de numerosos cultos paganos, durante muchos siglos e incluso hoy día, existe la creencia arraigada en los espíritus y habitantes de estos lugares. En el ámbito rural todavía perduran ciertas prácticas asociadas a las creencias en estos seres, dioses o pobladores del mundo feérico

Ya en nuestro país son también numerosas las historias populares acerca de la presencia de espíritus del agua. Concretamente asociada a un lago existe una leyenda en la Comarca del Bierzo que resulta de singular belleza.

 

Lago de Carucedo

A los pies de las Médulas, hoy patrimonio de la humanidad, antiguamente explotación romana de oro, hay un lago en cuyo interior se supone vive una ondina, llamada unas veces Carissia, llamada otras Borenia. Atestiguan ciertos habitantes de la zona que en determinados días del año como en la noche de San Juan, se ve a la ondina sobre las resplandecientes aguas del lago peinando sus largos cabellos con un peine dorado. Tal y como sucede con otras leyendas de origen céltico sobre las damas del lago.

El origen de la ondina Carissia se remonta a la época en que romanos y astures luchaban por el dominio del territorio, al parecer Carissia hija de un rey astur, fue engañada por un general romano quien consiguió arrebatarle a su pueblo. Fueron las lágrimas de Carissia en su desconsuelo las que dieron lugar al lago conocido como Carucedo, y ella, transformada en espíritu vive desde entonces en las aguas del lago. 

De esta misma historia existen diferentes variantes aunque todas vienen a señalar el origen del lago asociado a la ninfa. 

Es probable que en un tiempo remoto cada lago tuviera su ninfa, diosa o hada, y su recuerdo o memoria haya perdurado a través de los tiempos gracias a leyendas populares o en forma de cuento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *